Latest News From Our Blog

25 de junio del 2022

25 de junio del 2022

By Kimberly Hobbs

EMPODERANDO VIDAS CON PROPÓSITO:
Tener hambre y sed de justicia es algo por lo que debemos esforzarnos. La palabra de Dios dice,
“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. (Mateo 5:6)
En un momento de mis años más jóvenes de inmadurez, escuché este verso en una película y pensé: “Estoy bien, pienso en la religión a menudo en mi vida, hago eso, estoy cubierta”.
Poco entendí en ese entonces lo que realmente significaba este versículo y lo pasé por alto y me perdí de tantas bendiciones.
No fue hasta que entregué completamente mi vida a Cristo que me di cuenta de la profundidad del anhelo que tenía por este mundo para tener ahora lo que Jesús me dio tan libremente, y lo quería para cualquier persona que conociera. Dios puso en mí ese deseo de tener hambre y sed de Él cuando mi corazón cambió.
Cuando anhelas comprender el costo que pagó Jesús, el amor que nos mostró al hacerlo, entonces tu deseo de que otros lo amen comienza a crecer. Empiezas a demostrar ese amor a los demás de una manera que honra a Cristo y así tu vida se convierte en un faro de luz para un mundo que necesita a Jesús a medida que tienes hambre y sed de más y más y deseas que otros también tengan este apasionado propósito.
 Las bendiciones no se pueden contener cuando ves a Jesús llenar a las personas hambrientas y sedientas con Su PODER que comienza así a trabajar dentro de ellos cuando lo confiesan y lo siguen.
El PODER que trabaja dentro de ti te transformará, poco a poco, para que las personas vean Quién reside dentro de ti y también lo querrán. La alegría no dejará de irradiar ya que está permanentemente envuelta dentro de ti. Te verán crecer de maneras poderosas y cuanto más anheles las cosas del Señor y te alejes de las cosas de este mundo, más gozo irradiarás hacia los demás. Tus cadenas caerán al suelo.
¡Ora para que tengas hambre y sed de justicia! No podrás contener las bendiciones que obtienes por ello. La palabra de Dios es VERDAD. Bienaventurados son…..