Latest News From Our Blog

9 de febrero del 2022

9 de febrero del 2022

By Kimberly Hobbs

EMPODERANDO VIDAS CON PROPÓSITO:
“Esperanza”
Hoy me tocó tranquilizar a alguien con la palabra de Dios. Le dieron noticias que no dejaban muchas esperanzas para su futuro. Aunque mi corazón estaba profundamente entristecido por ella, supe en un segundo que necesitaba darle vida a su conversación conmigo.
 Nuestra esperanza no está en los demás, nuestra esperanza está en el Señor.
Necesitamos tiempos dolorosos de refinamiento para que sepamos en lo más profundo de nuestro ser (donde se esconden la mayoría de las mentiras), que nuestra esperanza está en el Dios Vivo que diariamente establece Sus propósitos para nosotros.
Las mentiras y la oscuridad están por todas partes a nuestro alrededor, no hay esperanza allí.
A pesar de lo que nos digan los simples humanos, no es el “contar todo” de una vida. ¡Tampoco es el final de una vida! ¿Son Dios? Nuestra esperanza no está en las personas, la provisión financiera, la aceptación o la popularidad, una iglesia local o un ministerio en particular, o incluso una casa terminada a nuestro gusto. Nuestra esperanza no está en un diagnóstico o incluso en una sentencia impuesta a una vida. Nuestra esperanza está en el Dios vivo y amoroso que tiene nuestra mano, nuestro corazón y nuestros sueños muy cerca de Su corazón.
Nuestra esperanza está en el Señor, Creador de los cielos y de la tierra. El poder y la majestad de nuestro Creador, quien hizo todos los seres vivos, nos da esperanza por la cual podemos vivir. Su esperanza está en lo profundo de nosotros si hemos confiado en Jesús como nuestro Señor y Salvador.
“Que el Dios de la esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo”. (Romanos 15:13)
¡Dios!
 “Por medio de él también hemos obtenido acceso por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios”. (Romanos 5:1)
¡Dios!
 “Que tu misericordia, oh Señor, esté sobre nosotros, así como esperamos en ti”. (Salmo 33:22)
¡Dios, nuestra esperanza está sólo en TI!