Latest News From Our Blog

19 de agosto del 2022

19 de agosto del 2022

By Kimberly Hobbs

EMPODERANDO VIDAS CON PROPÓSITO:
Escritora invitada: Lisa Morrison – Portland Maine
Miel de la Roca
“Pero serías alimentado con lo mejor del trigo; con miel de la roca te saciaría.” (Salmo 81:16)
Estuve meditando en este pasaje donde el poeta y músico Rey David aconsejó a su pueblo que si servían al Señor, serían recompensados ​​con ser alimentados con “miel de la roca”, lugar donde según la leyenda de la época, se produjo el néctar más dulce.
¿Qué significa esto para nosotros que somos seguidores de Cristo? Incluso en los momentos más difíciles de la vida, aún podemos experimentar la bondad porque nuestra esperanza está en Jesús.
Si el pueblo de Dios lo busca primero, entonces experimentarán Su bondad. (Mateo 6:33) Ellos experimentarán Sus bendiciones. Ellos experimentarán Su provisión. Experimentarán Su protección. Experimentarán todo lo que Él tiene para ofrecer. Serán alimentados con el más dulce de los néctares.
Incluso en medio de nuestro quebrantamiento y angustia, Dios sigue siendo Dios. Su carácter nunca cambia. Él siempre es bueno. ¡SIEMPRE!
Él provee maná en nuestro desierto.
Él proporciona lo mejor del trigo en nuestra sequedad.
Él provee miel en nuestros tiempos difíciles.
Él proporciona vida en medio de lo que puede parecer la muerte.
Él proporciona esperanza en medio de nuestra desesperación.
¿Cómo puedo saber? Porque durante los últimos 4 años, una querida hermana en el Señor y yo nos hemos escrito diariamente  3 bendiciones de nuestro día cada noche. Incluso en medio de nuestros desiertos, la sequedad, los tiempos difíciles, lo que a veces se siente como la muerte y los momentos de desesperación, siempre hemos podido enviar al menos 3 bendiciones que Dios ha provisto a lo largo de nuestro día. (Oh, ¿y mencioné que mi amiga ha tenido cáncer en etapa 4 todo este tiempo, y me mudé varias veces, perdí a mi madre inesperadamente y me despedí de mi hija cuando se mudó a Sudáfrica, en otro continente?)
Queridas amadas hermanas en el Señor, que busquen a nuestro precioso Jesús ante todo en su vida, y prueben la dulce miel que Él proporciona de la roca. Está disponible para cada uno de nosotras. Que podamos probar y ver que el Señor es tan bueno. (Sal 34:8)