Latest News From Our Blog

15 de septiembre del 2022

15 de septiembre del 2022

By Kimberly Hobbs

EMPODERANDO VIDAS CON PROPÓSITO:
Me encanta como Dios nos habla a través de Su Palabra.
Luchando por una decisión que necesitaba tomar, me encontré una noche despierta a las 4am; abrí las Escrituras y leí esto:
Salmos 39:2-7
   “Pero mientras permanecía allí en silencio, sin siquiera hablar de cosas buenas, la confusión dentro de mí empeoró.
Cuanto más pensaba en ello, más caliente me ponía, encendiendo un fuego de palabras;
Señor, recuérdame cuán breve será mi tiempo en la tierra. Recuérdame que mis días están contados.
Que fugaz es mi vida.
  Toda mi vida es solo un momento para ti; en el mejor de los casos, cada uno de nosotros no es más que un respiro”.
  Somos meramente sombras en movimiento, y TODO NUESTRO “APRESIONAR” TERMINA EN NADA, solo lo que se hace por Jesús perdurará.
  Amontonamos riqueza, sin saber quién la gastará.
  Entonces, Señor, ¿dónde pongo mi esperanza? Mi única esperanza está en ti.
 Había estado orando por una respuesta para salir del país en un viaje misionero. ¿Debería ir y ayudar o debería quedarme ya que no tenía claro si tenía un propósito al ir…
La respuesta vino de Dios a las 4 am, ¡yo tenía que IR! Se hizo tan claro. La Palabra de Dios me mostró después de leer en medio de la noche.
Se le pidió a mi esposo Ken que hablara en Sudáfrica en octubre (por una causa increíble, la conferencia ITC a través de Kerus Global) y debido a tantas cosas que suceden a nuestro alrededor aquí, debatí si este era el momento adecuado para ir con a él.
 Sabíamos absolutamente que Ken estaba llamado para ir, pero ¿era mi necesidad ir? ¿Valió la pena el gasto adicional a nuestro presupuesto? Realmente tuvimos que orar por esto.
Dios hace abundantes obras a través de estas conferencias. Fui usada por Dios en nuestros viajes misioneros anteriores, pero ¿me necesitaban esta vez?
Al orar y pedirle específicamente a Dios, Él me dio este pasaje en medio de la noche despertándome de un sueño. Lo leí y supe que Dios proporcionó una respuesta a mi decisión.
Tan pronto como leí el Salmo 39, dije: “Sí, Dios, me tengo que ir”.
Amo la “paz perfecta” que suavemente cae sobre nosotros como una manta suave y acogedora cuando tomamos decisiones basadas en la dirección de Dios y Su voluntad para nuestras vidas mientras Él nos guía.
Me llevó semanas esperar, pedir e involucrar a “los más cercanos” a mi corazón para que oraran conmigo por todo este escenario.
Te animo a que si te enfrentas a una gran decisión, PÍDELE a Dios primero. Espera pacientemente.
“Pacientemente”………..
¡Entonces BUSCA tu respuesta! Puede que no siempre sea el que deseas, pero créeme, involucrar a Dios y escuchar cuando Él habla es la única manera que te dará la “verdadera paz interior” que todos anhelamos.
Algunas fotos de ese viaje.