Latest News From Our Blog

11 de julio del 2022

11 de julio del 2022

By Kimberly Hobbs

EMPODERANDO VIDAS CON PROPÓSITO:
Escritora invitada:
Dana Cryer Plano, Texas
¿Conoces la voz de Dios?
El Espíritu escudriña todas las cosas, sí, las cosas profundas de Dios.
1 Corintios 2:10
¿Realmente captamos el llamado en nuestras vidas como “Guerreros de Oración”? Dios está llamando de esta generación a hombres y mujeres que conozcan Su voz.
Los guerreros de oración tienen tanta práctica en la oración que pueden caer en una profunda intercesión en un instante.
Tal vez estés pensando, no soy una guerrera de oración, sí lo eres.
¿QUÉ ES UN GUERRERO DE ORACIÓN?
Un guerrero de oración es una persona que elige pelear batallas personales y espirituales a través de la oración y la sabiduría del Señor en lugar de hacerlo con sus propias fuerzas.
¿CÓMO SABER SI TU ERES UNA GUERRERA DE ORACIÓN?
Nos convertimos en guerreros de oración exitosos al obedecer cuando Dios nos llama a orar y orar de acuerdo con Su voluntad como se describe en las Escrituras y la profecía.
Los guerreros de oración son personas que dan prioridad a la voluntad de Dios por encima de la suya propia y utilizan la oración como un medio para hacer realidad Su voluntad.
Estas disponible para la oración: no podemos estar tan ocupados con la vida como para dejar de lado el tiempo con Dios. Debemos tomar tiempo para orar. Aprendemos los valores de nuestra oración. En lugar de luchar con nuestras propias fuerzas, usamos la oración para luchar con la fuerza del Señor.
No hay absolutamente nada más valioso para mi propio corazón que orar por alguien cuando el Espíritu Santo habla y me dice que alguien necesita la oración en ese mismo momento. Oremos y pidamos a Dios este precioso don de orar por las necesidades de los demás cuando Él nos llame.
Serás muy bendecida sabiendo que puedes acercarte confiadamente ante tu Padre Dios y Él responderá cuando lo invoques, Él te mostrará las cosas porque tus oídos están abiertos a Su voz.
Bendiciones por encima de todo por ser usada por nuestro Padre Dios.