Latest News From Our Blog

10 de junio del 2022

10 de junio del 2022

By Kimberly Hobbs

EMPODERANDO VIDAS CON PROPÓSITO:
Una de las mejores formas en que podemos amar y confiar en Dios, es en los momentos de nuestra espera.
Si todas podemos ser honestas unas con otras, esperar no es divertido. El silencio está en tu cara constantemente. Cuando no sucede nada de lo que esperas, tu desánimo aumenta y el pánico se instala.
En aquel día dirán: ¡He aquí! ¡Este es nuestro Dios! ¡Lo hemos esperado y nos salvó! ¡Éste, el Señor Yahvé, merece la pena! ¡Seguiremos gritando de alegría cuando encontremos nuestra felicidad en su beso de salvación!” (Isaías 25:9) TPT
Esperar revela cosas sobre nosotras mismas y muchas veces nos hace aumentar nuestra fe. Aumentar nuestra fe es bueno.
Si comienzas a retorcerte y quieres tomar el control, lucha contra esos sentimientos. El momento incómodo que experimentes podría estar lleno de lecciones que se perderán si estás ocupada tratando de tomar el asunto en tus propias manos.
No intentes resolverlo por ti misma, pídele a Dios que te dé alegría en tu corazón para acercarte más a Él en estos momentos.
He estado esperando durante años de mi vida. No es fácil. Escucho a Dios decirme una y otra vez: “Quédate quieta y reconoce que yo soy Dios”. El es Dios. He aprendido a confiar en Él por Quién es Él en la espera.
 Encuentra a Dios en tu espera. Acércate a Él. Lo tengo, y puedo decirles que solo ha mejorado mi vida al tener más de Él.
Deja que Dios te enseñe en la incomodidad de la espera. Vale la pena cada momento si te apoyas en Él y aprendes a confiar.
“Confía en el Señor con todo tu corazón; no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos y él enderezará tus veredas”. (Proverbios 3:5-6)
… sí, incluso en la espera.