Latest News From Our Blog

8 de enero del 2023

By Kimberly Hobbs

EMPODERANDO VIDAS CON PROPÓSITO:
Todos necesitamos liberarnos de las garras de la falta de perdón.
El perdón de Dios es parte de quién es Él y nuestro propio carácter debe reflejar el perdón a pesar de lo que nuestra carne nos carga.
Podemos enojarnos o decepcionarnos en cualquier situación dada y tener ese derecho, pero si nosotras mismas estamos caminando misericordia, debemos abrazar la misericordia para los demás. Me encuentro hablando con Dios sobre este tema a menudo. Dios ama a los demás tanto como me ama a mí y solo Dios puede declarar el juicio, no yo.
Todos necesitamos aprender de la Palabra de Dios y dejar los problemas que tenemos con los demás en las manos de Dios y luego ejercitar realmente esta “práctica de la obediencia”. Dios es el único juez del corazón de una persona.
Piensa en las muchas veces que Dios te perdona. Dondequiera que estés y siempre que le pidas con un corazón receptivo, Él está allí. Él puede ayudarte con el proceso de sanar tu corazón para perdonar a otros también. Además, debemos aprender a perdonarnos a nosotros mismos para que podamos volvernos más fuertes, libres y confiados a medida que avanzamos en nuestra fe y demostramos ejemplos de “misericordia” dentro de nosotros mismos.
Mateo 6:14-15
 “Cuando ores, asegúrate de perdonar la falta de los demás para que tu padre que está en el cielo también te perdone a ti. Pero si niegas el perdón a los demás, tu padre te negará el perdón a ti”.
Por favor, no cometas el error de caer en la trampa de un corazón que no perdona. Libérate y dáselo a Jesús y arregla las cosas. Siempre.