Latest News From Our Blog

23 de enero del 2023

By Kimberly Hobbs

EMPODERANDO VIDAS CON PROPÓSITO:
“Favor y Bendición” es algo que nuestro Dios desea para cada una de nosotras como Sus hijas; Tengo que compartir esta bendición que recibo cada día y todos los días, contigo…
Escribí un libro llamado “Combustible para la vida”, una vida abundante en Jesús a través del entrenamiento diario. Este libro me permitió expresar mi alegría interior de ayudar a otros a encontrar su estilo de vida abundante en 90 días. Escribir este libro bendijo mi corazón en la forma en que me acercó aún más a mi Rey mientras escribía para Él.
Hablar vida a las personas trae gozo a mi corazón cada día a través del PODER del Espíritu Santo y las Escrituras, y bendice mi corazón tremendamente con amor empoderador para buscar ideas para escribir.
Aunque tengo el privilegio de escribir para este grupo cada mañana, Dios me bendice a través de cada una de ustedes más allá de mi imaginación más salvaje. Su amor por los demás y la compasión expresada en los comentarios cada día alimenta mi corazón por Jesús. Esa es la belleza de este grupo y el propósito de este grupo. ¡Nos fortalecemos unas a otras en la fe con amor a través de los desafíos que la vida nos presenta! Hacemos esto porque nos amamos unos a otros en Cristo.
Dios quiere bendecirte de formas increíbles y ridículas. Él quiere cubrirte de favor para que en cada lugar que vayas, las cosas te salgan bien. ¡Cree esto! Él es un Dios que da.
Dios quiere que creas que la victoria y la celebración de las cosas que deseas son alcanzables. Ahora es el momento de alinearte de acuerdo con el “favor y las bendiciones” de Dios.
Todos los días necesitamos bañarnos en la Palabra de Dios y meditarla. Mastica la carne de la Palabra. Esta es una forma bíblica de vivir y con el tiempo encenderá un fuego de fe que no se puede contener.
¡Busca a Dios con todo tu corazón y LO ENCONTRARÁS y la vida abundante que  comparto diariamente por escrito, será tuya también si caminas de la mano con Él!
Cada día me despierto y pregunto: “Dios, ¿qué sigue?”… y lo hago de la manera más positiva porque mi corazón se mantiene constantemente en un espíritu de alegría. Oro esto por cada una de ustedes queridas hermanas.
Dios cumplirá todo lo que Él prometió para ti con favor y bendición, a medida que le entregues el “llamado” de “tu” vida. Las amo chicas!!! ¡A Todas ustedes, y estoy tan asombrada de cómo Dios nos está haciendo crecer a cada una de nosotras en Él!