Latest News From Our Blog

4 de abril del 2022

4 de abril del 2022

By Kimberly Hobbs

EMPODERANDO VIDAS CON UN PROPÓSITO:
Diariamente necesitamos examinarnos a nosotros mismos para ver que estamos viviendo de acuerdo a los preceptos de Dios. “Examínese cada uno a sí mismo para ver si es de la fe.” (1 Corintios 13:5)
Todos podemos sacar una excusa fácil de un problema diciendo: “El diablo me obligó a hacerlo”. Como algo anda mal en tu vida, arréglalo. Mira la tierra de Israel hoy como un ejemplo para nosotros de que somos propiedad personal de Dios con una promesa. Tenemos la capacidad de solucionar problemas.
La tierra de Israel hoy está poseída por el pacto de sangre que Dios le dio a Abraham en Génesis 12. Necesitamos continuar con ese pacto de sangre hoy. El poder de la sangre de cordero que se nos da cuando aceptamos a Jesús como nuestro Salvador. Somos impulsados ​​por Su poder.
La sangre del cordero sobre el dintel de tu alma te ha liberado cuando aceptas a Cristo contra el príncipe de las tinieblas que es el enemigo de tu alma.
¿Te das cuenta de que estás libre del reino de satanás que no tiene control sobre ti?
Debido a que los hijos de Israel tenían la sangre del cordero sobre los postes de sus puertas, pudieron cruzar el mar rojo hacia la libertad. Dios puede hacer lo mismo por ti.
No llegues al otro lado del mar y deambules por el desierto deteniéndote allí. Mira el problema dentro de ti mismo, examínalo y camina rápidamente por tu desierto con la ayuda de Dios. Desafortunadamente, los hijos de Israel se enfocaron en sus problemas y fueron retenidos en el desierto por 40 años. Vaya, muchas veces puedo ver cómo un problema me agobia y me quedo atrapada en mi tristeza.
Hermana acude a Dios para solucionar tu problema. La autoridad de Dios prevalecerá siempre. No intentes hacer en la carne lo que solo Dios puede hacer en el espíritu. Él tiene todas tus necesidades ya cubiertas.
Una vez escuché un mensaje que decía: “Dios quiere algo ‘en nosotros’ que algo ‘a través de nosotros’ que ‘para nosotros'”. Oh, qué cierto es esto. Él está obrando en tu vida de servicio a Él. A veces, los problemas pueden enviarse para obligarnos a hacer algo por nosotros mismos, para construirnos como líderes.
“Examínese cada uno a sí mismo para ver si es de la fe.” (1 Corintios 13:5)