Latest News From Our Blog

24 de febrero del 2022

24 de febrero del 2022

By Kimberly Hobbs

EMPODERANDO VIDAS CON PROPÓSITO:
Devocional de hoy:
Connie VanHorn-Willard de Carolina del Norte. WWL – Equipo de liderazgo
Encontrando a mi Jesús
Parece que no puedo olvidar a Jesús. Lo encuentro muy difícil. ¡Imposible!
Toda mi vida me pregunté si alguna vez podría sentirme importante, digna y amada. Nunca pensé que encontraría a alguien que pudiera satisfacer mi corazón y mi alma.
En agosto de 2014 tomé la mejor decisión de mi vida. Dejaría a Jesús entrar en mi corazón. Para mí, fue un encuentro sobrenatural. Fui salvada, rescatada y me dieron una nueva vida. Fue como si mi corazón se abriera de par en par. ¿Me convertí en un humano perfecto? De ninguna manera… Pero mi corazón estaba perfectamente puesto en Él. Sentí el amor verdadero por primera vez.
Por supuesto, tuve que pasar por cosas difíciles. Fueron esas cosas difíciles las que me llevaron a Jesús y mi capacidad de verlo. A veces necesitamos estar tan quebrantados y solos que todo lo que podemos ver es a Jesús. Para mí, eso significaba que tenía que despojarme por completo de todo en mi vida. Tenía que estar sola, y todas las distracciones eliminadas.
Cuando ves a Jesús por lo que realmente es, ves lo que nunca pensaste que verías. Ves el verdadero tesoro.
 Conocer a Jesús y estar con Él es mejor que cualquier vida que pudiera diseñar o imaginar para mí. ¿Creía Pablo honestamente que conocer a Jesús era mejor que “todas las cosas”?
Pablo modeló una hermosa oración para nosotros en Efesios 1:17: “Sigo rogando que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, os dé espíritu de sabiduría y de revelación, para que le conozcáis mejor”.
Conocer a Jesús es el objetivo de la vida cristiana. Jesús es suficiente. Aquellos que lo ven claramente saben que Él es suficiente. Él es el verdadero tesoro. ¡La perla!
Me encanta lo que dice John Piper: “No tienes que saber muchas cosas importantes en tu vida. Solo necesitas saber algunas cosas realmente importantes y estar dispuesto a morir por ellas”.
¡Conociendo a Jesús!
Tenía que estar dispuesta a renunciar a todo, solo para ganar todo lo que Cristo tenía para ofrecer. Ganaré más de lo que perdí cuando lo conozca.
Jesús está llamando, “¿Puedes verme?”
Pon tus ojos y tu corazón en Cristo.
Mi gozo está anclado en cuánto tengo en Cristo.
Jesús satisfará todas tus necesidades por dentro y por fuera si tú “me ves”.
Recuerdo estar sentada sola en un parque hace años. Estaba preocupada por esto y aquello. Cómo iba a pagar por algo o conseguir las cosas que necesitaba para sobrevivir. Fue en ese momento que Jesús me reveló que Él sería mi proveedor. Él me daría las cosas que necesitaba. Pero… Él solo me daría lo suficiente para ampliar mi fe y mantenerme confiánda en Él… Y Él siempre aparecía. Fueron esos milagros los que se convirtieron en mi fuente sustentadora de esperanza y confianza. Podemos confiar en Jesús. Él nos ama con el amor más escandaloso y mágico. Amor que el mundo no puede ofrecer. Amor que cambia vidas.
Toda mi vida busqué significado y propósito y siempre me defraudaba. Pero si ves a Jesús, encontrarás un propósito y un amor perfecto. La razón por la que estoy aquí y la razón por la que puedo vivir es por Él. Jesús es la mayor riqueza, y yo soy suya y él es mío. ¡Él es mi Jesús!
 Jesús es lo mejor de toda una vida.