Latest News From Our Blog

18 de marzo del 2022

18 de marzo del 2022

By Kimberly Hobbs

EMPODERANDO VIDAS CON PROPÓSITO:
 Tal vez haya escuchado este viejo adagio antes, “la personalidad abre la puerta. El carácter la mantiene abierta”. Aún más cierto es esto: “El Señor afirma los pasos del hombre cuando le agrada su modo de vivir;” (Salmos 37:23).
Dios pone sueños en nuestro corazón y escribe un destino sobre nuestra vida. Y si confiamos en Él lo suficiente como para tomar Su palabra, nos encontraremos en un viaje que nos prepara para cumplir con el llamado del Reino.
Desafortunadamente, el camino de la promesa a menudo está plagado de matorrales y espinas.
“Nuestra promesa no se cumple sin problemas”, una cita que escuché anoche del Dr. Jia R Conway.
 Nada que valga la pena nunca viene fácil o sin oposición, ¿verdad?
 Llegan las tormentas, el rugido del león, la gente muerde y muerde, así como así: nuestros miedos aumentan. Dios permite tiempos de oposición y entrenamiento para nosotros porque Él sabe exactamente lo que necesita nuestro carácter.
 Dios quiere que podamos mantenernos firmes en nuestro próximo lugar de promesa. Él tiene un plan querida hermana. ¡Él está en eso! “Todo lo puedes en Cristo que te fortalece”. (Filipenses 4:13)
Y así, a medida que seguimos Su dirección, en diferentes momentos nos encontraremos en un valle de decisión. Es en esos lugares que podemos abrazar la hermosa obra de Dios en nuestras vidas, o simplemente podemos cortar y correr y hacer nuestras propias cosas. Se trata de elecciones, obediencia y que tomes la decisión correcta.
Eso me lleva de vuelta a la imagen del valle de los huesos. Se necesita humildad y fe para perseverar en tiempos de prueba, para dejar que tu carne muera para que tu sueño pueda vivir.
 Es mejor dejar tus propios pecados muertos en el valle que dejar tus sueños allí. Dale fe a tus sueños y vida a tu esperanza.
 Sin embargo, aquí está la prueba: tenemos un “albedrío” libre y nuestros caminos a menudo se verán más fáciles que los caminos de Dios, y en ese momento somos libres de elegir el camino más fácil. Muchos siguen adelante y hacen precisamente eso. Ellos toman el camino de menor resistencia.
Tal vez estés en un lugar que no te conviene, pero Dios te tiene en ese lugar por una razón. Su razón, no para que lo sepas ahora mismo. Él te está usando, cambiándote y construyendo una perseverancia valiente en ti, dándote un nuevo sentido de Su corazón para los que son difíciles de amar en medio de ti.
 ¿Qué hacer ahora? ¡Te sometes!
Obedeces hasta que Él te diga lo contrario. ¡Un gran lugar para confiar en Él es la espera del viaje!